Los verbos son las palabras que indican acciones, el estado o la existencia de los sustantivos.

Los verbos también nos indican cuándo sucede una acción. El tiempo verbal indica el momento en que ocurre esa acción. La persona gramatical muestra quién ejecuta la acción: la primera, la segunda o la tercera persona y, según el número, puede ser singular o plural.

Los verbos pueden ser conjugados, es decir, adecuados en el tiempo, la persona gramatical y el número. Por ejemplo, yo observo, nosotros leímos, ellos abrirán.

 

El tiempo presente señala que la acción se está llevando a cabo en este momento, por ejemplo:

Ahora yo escribo.

Luis observa la luna.

Pablo Gerardo sabe que Leonardo es el mejor líder.

Los limpiadores de estrellas trabajan mucho.

El tiempo pretérito o pasado señala que la acción se llevó a cabo anteriormente a este momento:

Ayer yo escribí.

El director subió a contemplar el cielo.

Gaby perdió a su perro y fue a dejarle una foto a Leonardo.

Cociné hígado encebollado para ti.

El tiempo futuro señala que la acción se llevará a cabo después de este momento, por ejemplo:

Mañana escribiré.

Algún día volaré hasta una estrella.

Mañana limpiaré mi habitación.

El carnicero le cobrará mañana.

Hay otras maneras de expresar el presente, por ejemplo:

     1. María lee los recados.

         María está leyendo los recados.

     2. El profesor pone la foto en el buzón.

         El profesor está poniendo la foto en el buzón.

    3. El carnicero le reclama a Gabriel.

        El carnicero le está reclamando a Gabriel.

El futuro también se puede expresar de la siguiente manera:

    1. Leonardo y su gato comerán hígado.

         Leonardo y su gato van a comer hígado.

    2. Él será presidente del club.

        Él va a ser presidente del club.

    3. El carnicero le dará un bisteck.

        El carnicero le va a dar un bisteck.

Los verbos sin conjugación se llaman infinitivos; por ejemplo, observar, leer, abrir.

Todos los verbos, cuando están en infinitivo y no expresan ni tiempo, ni número ni persona, terminan en:
                                       -ar, -er o -ir

El verbo puede tener uso como sujeto y como complemento; por ejemplo:

Como sujeto:
                          El madrugar es sano.
                          El saber no ocupa lugar.

Como complemento:
                         La vida es un tejer y destejer.
                         Laura piensa salir.
                         Se sentó sin hablar.