Por su sentido o intención, una oración se puede clasificar en:

  • Declarativas, donde se afirma o se niega algo.
  • Interrogativas, que expresan preguntas y necesitan de los signos de interrogación, ¿?
  • Exclamativas, que expresan emoción, énfasis o sorpresa y necesitan  de los signos de admiración, ¡!
  • Imperativas, que tienen sujeto implícito o tácito. Se utilizan para pedir algo o para dar una instrucción, sugerencia, orden o indicación. En las oraciones imperativas se utilizan con frecuencia los signos de admiración, con la intención de dar énfasis a    la orden. 

Ejemplo:

  • Petición:        Prueba este pastel.
  • Instrucción:    Escriba su nombre completo en la línea superior.
  • Orden:            ¡Regresa de inmediato!
  • Sugerencia:   Utilice la puerta de emergencia.

En el siguiente texto se encuentran algunas de las formas de las oraciones imperativas: 

    "Hijo mío: Ve a la escuela con los niños para educarte e instruirte, a fin de que puedas ocupar un cargo que pueda ayudarte en la carrera de la vida.

     Al despertar por las mañanas busca a tus más fieles amigos: los libros.

     Ponte tu ropa y zapatos. En la escuela, aprende muchas lecciones.

    No seas perezoso y lee con aplicación en los libros que te indique el maestro.

   Haz las operaciones matemáticas con tu cabeza.

    Escribe con tu mano y con tu mente.

    Si tienes duda, pregunta a los niños más adelantados o dirígete con amabilidad al maestro.

     No te desalientes, no pases ningún día en la ociosidad.

    Penetra en los gustos de tu maestro, obedécelo, atiende sus instrucciones.

    Yo que soy tu padre estoy de continuo a tu lado. Ten cuidado y recuerda siempre lo que te dije".