Al hablar, se pronuncian los sonidos que forman las palabras en grupos llamados sílabas. La sílaba es un grupo de sonidos que se pronuncia con una sola emisión de voz. 

Así como hay muchos tipos de libros, de diferente tamaño y número de páginas, también hay muchas clases de sílabas. Observemos los siguientes ejemplos:
a-dor-nos
en-cua-der-na-do
i-lus-tra-cio-nes
mo-nas-te-rio

Las sílabas agrupan una, dos, tres o más letras. Por lo menos una de esas letras es una vocal. Veamos algunas posibilidades:

  • Una vocal solaa-dor-nos
  • Una vocal con una consonante: la-do
  • Una vocal con dos consonantesma-nus-cri-tos
  • Una consonante con dos vocalesa-bun-dan-cia
  • Dos vocales con dos consonantesbi-blio-te-cas
  • Una vocal con tres o cuatro consonantescons-truc-ción, trans-pa-ren-te

Las palabras pueden dividirse en sílabas, a no ser que se trate de monosílabas, es decir, palabras que cuentan con una sílaba.   Ejemplos: yo, mi, la, el, sol, más, fue, dio, vio, sal, etcétera.

Las palabras de dos sílabas se llaman bisílabas, como: 

 cama (ca-ma)

 mesa (me-sa)

 perro (pe-rro)

 nube (nu-be)

 nieve (nie-ve)

 solo (so-lo)

  lluvia (llu-via) 

 mamá (ma-má) 

Las palabras de tres sílabas reciben el nombre de trisílabas, como: 

 máquina (má-qui-na)

plátano (plá-ta-no)

 naranja (na-ran-ja)

ciruelo (ci-rue-lo)

 nopales (no-pa-les)

víbora (ví-bo-ra)

 sembrado (sem-bra-do)

imprenta (im-pren-ta)

 atacan (a-ta-can)

variados (va-ria-dos)

Hay palabras de cuatro sílabas como:
 

 naranjada (na-ran-ja-da)

 mañanita (ma-ña-ni-ta)

 mandarina (man-da-ri-na)

 palabrita (pa-la-bri-ta)

 gallinero (ga-lli-ne-ro)

 monasterio (mo-nas-te-rio)

A estas palabras se les llama tetrasílabas.

A las palabras de cinco sílabas o más se les llama polisílabas. Ejemplos:

intravenoso (in-tra-ve-no-so)

Parangaricutirimícuaro (Pa-ran-ga-ri-cu-ti-ri-mí-cua-ro)

extremadamente (ex-tre-ma-da-men-te)

alimenticios (a-li-men-ti-cios)

principalmente (prin-ci-pal-men-te)

correctamente (co-rrec-ta-men-te)

participantes (par-ti-ci-pan-tes), etcétera.

Saber dividir en sílabas es muy útil cuando se escribe, pues, a veces, al final del renglón no cabe la palabra completa; entonces es necesario dividirla en sílabas con un guión corto (-) y la acabamos de escribir en el renglón de abajo.