La sobrepoblación que caracteriza a las grandes ciudades plantea problemas de contaminación, vivienda, desempleo y delincuencia, entre otros.

     En las poblaciones rurales hay dificultades por la falta de servicios; además la escasez de estímulos a las actividades agropecuarias propician que muchos habitantes de este medio emigren a las ciudades o a Estados Unidos en busca de empleo.

     La población requiere empleos, así como un adecuado abasto de bienes y la oportuna prestación de servicios.

     Tanto en el campo como en la ciudad se presenta el problema del desempleo, aunque es mayor en el medio rural. Su solución es indispensable para la buena marcha de la sociedad.

     Los bienes que la población requiere son los básicos en primer lugar, como alimentos, ropa y vivienda. Hay otros, como un automóvil o un televisor, que no son tan necesarios.

     En cuanto a los servicios, éstos cubren las exigencias de los habitantes de la ciudad, aunque muchas veces escasean en las colonias marginales. Sin embargo, es en el campo donde más se sufre la carencia de ellos, ya que faltan escuelas, hospitales y mercados, entre los más importantes.

     Cuando es agudo el desempleo en el campo, sus habitantes emigran a las ciudades, por lo que la población de éstas se incrementa, con lo que se agravan los problemas urbanos.

 

sobrepoblacion