En nuestro país todos los mexicanos somos ciudadanos de la República Mexicana; esto quiere decir que tenemos derechos y obligaciones y que ante la ley somos iguales, ningún ciudadano puede estar por arriba de otro o gozar de privilegios especiales. Por ejemplo: los funcionarios del gobierno, como el presidente, los secretarios de Estado, los presidentes municipales, entre otros, son servidores públicos y sus sueldos son pagados con los impuestos que todos los ciudadanos pagan; ejercen una autoridad porque los ciudadanos los eligieron, por medio de las elecciones, para el cargo público que desempeñan.

    Sin embargo, también debe existir una igualdad total entre mujeres y hombres, entre adultos y niños, entre la población que vive en las ciudades y la que vive en el campo, entre los habitantes mestizos y la población indígena. La igualdad significa que todos los mexicanos debemos tener las mismas oportunidades para estudiar, contar con un empleo, tener los servicios de salud, a la cultura, a una habitación, etc. Para que haya justicia y beneficio para todos debe existir igualdad.

    La Constitución afirma que todos los que hemos nacido en territorio de México y que descendemos de padres que nacieron en territorio de México, somos mexicanos. Unos son morenos y otros tienen la piel blanca; unos y otros tienen sus propias costumbres.

    Pero ante la Constitución todos tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones, porque todos somos iguales: mexicanos.

    Somos mexicanos desde el momento en que nacemos y nuestra infancia está protegida por las leyes para que tengamos respeto e instrucción. Sin embargo, no podemos ejercer nuestros derechos políticos, esto es, desempeñar cargos públicos de elección, hasta que alcancemos lo que se denomina "ciudadanía", a los 18 años de edad.

    Nuestra Constitución Federal es la ley máxima que rige la vida económica, social y política de México sobre la base de la igualdad de derechos de todos sus habitantes, de manera individual y colectiva.

    Los primeros 29 artículos de la Constitución Política de la República Mexicana se dedican a explicar los derechos de cada uno de los mexicanos; es por ello que a esos artículos se les denomina garantías individuales.

Las garantías individuales son derechos sin los cuales no podríamos vivir.     En otros artículos constitucionales se analizan varios aspectos que benefician de manera individual o colectiva a los habitantes de México, como el Artículo 123 que norma las relaciones entre patrones y trabajadores.

    Entre las garantías individuales hay que destacar el derecho a recibir educación, contenido en el Artículo 3°; la protección a los hijos, la igualdad del hombre y la mujer y la atención a las culturas indígenas en el 4°; la libertad de escoger el trabajo que convenga a cada persona en el 5°; la libertad de expresión en el 6° y 7°; la libertad de creencias en el 24, y el derecho al suelo en el artículo 27.

    El Título Sexto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos contiene el Artículo 123 y se denomina "Del trabajo y la previsión social". En él se hace referencia al derecho al trabajo digno y socialmente útil, al salario que debe recibir un trabajador y a la creación de empleos.

 

garantias constitucion politica