EL ESQUELETO

El sistema locomotor está formado por el esqueleto y los músculos.

     Los huesos del esqueleto sostienen al cuerpo y dan protección a los órganos internos, como el corazón y los pulmones; mientras que los músculos brindan la flexibilidad y el movimiento, pues son capaces de contraerse y estirarse.

     El cuerpo humano está formado por 206 huesos que trabajan en armonía para dar soporte al cuerpo.

Esquema de huesos del cuerpo humano.

     Los huesos pueden ser de diferentes tamaños y formas: los hay largos, cortos, planos o anchos. Los más largos están en las piernas y brazos, y los de menor tamaño en las falanges de los dedos y en la columna.

     El fémur es el hueso del muslo y es el más grande de todos.

     Casi todos los huesos de la cabeza son planos, unos pertenecen a la cara y otros al cráneo.

     El tronco está formado por la columna vertebral y las costillas, de las cuales tenemos 12 pares que forman una caja para resguardar a órganos tan importantes como el corazón y los pulmones.

     Los huesos de la cintura y cadera forman una especie de recipiente hondo que sirve también para proteger y sostener a los órganos internos.

     Los brazos y piernas están formados por huesos largos. En su parte interna, los huesos contienen una sustancia llamada médula ósea. La médula de algunos huesos contribuye a la formación de la sangre, que es otra función muy importante del esqueleto.

     Los huesos más pequeños forman los dedos de manos y pies.

      El dedo pulgar es una gran herramienta que nos permite manipular muchos objetos.

     En el nacimiento, los huesos no están tan duros como ahora, en ese periodo son suaves y formados de cartílago. Sin embargo, aún en el cuerpo de un niño quedan zonas formadas por cartílago, por ejemplo, las orejas o la punta de la nariz. Igualmente entre las vértebras de la columna hay cartílago, que evita que choquen bruscamente o que lastimen a los cordones nerviosos que van en su interior.

     Un hueso se une a otro mediante articulaciones. Existen articulaciones que se mueven mucho, por ejemplo, las de los dedos, el codo o las rodillas; otras se mueven menos, como las de las vértebras de la columna, y también hay algunas fijas, por ejemplo, las que unen a los huesos de la cabeza entre sí.

     Los huesos se unen en las articulaciones por medio de unos cordones musculares muy fuertes llamados ligamentos.

 

 LOS MÚSCULOS

Los músculos del cuerpo humano.Los huesos están recubiertos de músculos para que ellos les permitan el movimiento.

     En tu cuerpo hay más de 600 músculos que representan casi la mitad de tu peso.

     Los músculos y huesos se unen a través de fibras llamadas tendones.

     Tú puedes sentir los tendones que tienes en tu mano y muñeca.

     Los músculos no son iguales unos a otros. Algunos son controlados por el ser humano y se contraen de forma voluntaria, por ejemplo, cuando se abre y cierra la mano, pero otros lo hacen de manera involuntaria, tal es el caso del corazón, el intestino o cualquier otro órgano interno. Este tipo de movimientos nos mantiene vivos.

 

 CUIDADOS DEL SISTEMA LOCOMOTOR

Aunque los huesos son muy fuertes, pueden llegar a romperse, cuando esto sucede, se dice que el hueso se ha fracturado. Igualmente los músculos pueden sufrir lesiones como resultado del ejercicio brusco o de golpes.

     Cuando se desgarran o rompen los ligamentos ocurre un esguince, pero si el músculo se sale del lugar que tiene en la articulación, se presenta una luxación.

     En cualquiera de los casos, la persona lastimada debe ser atendida por un especialista, de no ser así, el problema puede agravarse.

     Para mantener en buen estado los huesos y músculos es necesario llevar una dieta equilibrada, mantener buena postura al sentarse, caminar o correr, hacer ejercicio de acuerdo con la edad y descansar lo suficiente.

 

musculos sistema locomotor esquema esqueleto humano huesos