El silbato que marca el final del juego está a punto de sonar; las jugadoras del equipo blanco le ganan por escasos puntos a sus contrarias; los aficionados gritan emocionados cuando su equipo anota, pero...

     ¿Qué está sucediendo en el cuerpo de cada atleta durante el juego?

     Las jugadoras no quitan la vista de la pelota, la siguen atentas mientras vuela y pasa de un lado a otro de la red.

    La información que captan sus ojos pasa inmediatamente al cerebro quien manda la señal a los músculos para decidir de inmediato cómo alcanzar la bola, de qué manera golpearla, a quién habrá que pasarla e incluso si no hay que tocarla porque saldrá de la cancha. Mientras estas acciones suceden, su corazón late apresuradamente y la respiración también es agitada; gotas de sudor corren por su cara. Están agotadas, pero no quieren decepcionar a su público, quien las vitorea y motiva con sus porras.

     Todas las acciones que realiza el cuerpo humano están controladas por el sistema nervioso, cuyo órgano más importante es el cerebro.

     Las células nerviosas, llamadas neuronas, comunican al cerebro con cada parte del cuerpo a través de cadenas celulares conocidas como nervios. Los nervios reciben y transmiten señales.

     Para captar las señales o estímulos del exterior, el cuerpo cuenta con los órganos de los sentidos que son: tacto, gusto, olfato, oído y vista.

     Éstos contienen células nerviosas capaces de captar lo que sucede al exterior y mandar la información al cerebro para que sea interpretada.

  1. El oído escucha el mensaje: "¡Cacha la pelota!" y lo envía al cerebro para que interprete su significado y ordene a los músculos del cuerpo que reaccionen para recibirla.
  2. Al mismo tiempo, los ojos buscan la trayectoria de la pelota para que el cuerpo se coloque en posición.
  3. Los brazos y manos se dirigen hacia la bola.
  4. Las manos reciben la pelota.

     ¿En cuánto tiempo se lleva a cabo esta acción? Las señales nerviosas son tan veloces que algunas pueden recorrer más de 90 metros en tan sólo un segundo.

     ¿Qué sucede con los brazos de una persona cuando se resbala y cae?

     Sin darse cuenta los usa para detenerse y no golpearse. A esas acciones que el cuerpo hace sin pensarlas, se les llama actos reflejos.

 

 EL SENTIDO DEL TACTO

En la piel se encuentra el sentido del tacto. La piel permite detectar el tamaño, forma, temperatura y textura de muchas cosas.

Esquema de un corte de piel. Haz click para ampliar la imagen.

     También actúa como un escudo que nos protege del medio, para que no nos lastimen los rayos solares, microorganismos o polvo; aísla a los órganos internos y ayuda a controlar la temperatura corporal produciendo sudor.

     El sudor sale de la piel a través de unas diminutas aberturas llamadas poros. Cuando el sudor se evapora, el cuerpo se refresca.

     La piel está formada por dos capas principales: la externa llamada epidermis, la cual se renueva constantemente por células nuevas, y la interna o dermis en la que se encuentran las terminaciones nerviosas que permiten captar sensaciones de presión, dolor, frío o calor; las glándulas sudoríparas encargadas de formar sudor; las glándulas sebáceas que producen grasa y los folículos pilosos de los cuales sale el vello.

     Para mantener sana la piel, debe mantenerse limpia con agua y jabón. En caso de una cortadura es importante evitar que no penetren en ella microorganismos.

     Exponerse al Sol puede ser muy peligroso y causar enfermedades peligrosas; por ello se recomienda usar una crema protectora.

 

 EL SENTIDO DEL GUSTO

El sentido del gusto se encuentra en la lengua, en ella se pueden ver unos pequeños abultamientos que parecen botones llamados papilas gustativas. Cada papila contiene terminales nerviosas capaces de captar los cuatro sabores básicos: dulce, salado, ácido y amargo.

     Cuando una persona come, las papilas gustativas captan el sabor y envían un mensaje al cerebro, quien le dice qué sabor tiene lo que ha probado.

     Para mantener sana la lengua, hay que cepillarla muy suavemente después de lavarse los dientes y evitar consumir alimentos demasiado calientes, fríos o condimentados, por ejemplo, los que tienen mucho chile.

 

 EL SENTIDO DEL OLFATO

Sentido del olfato. Haz click para ampliar la imagenLos olores se perciben a través de la nariz, porque en ella se localizan muchas terminaciones nerviosas para identificarlos.

     La nariz está recubierta por una membrana llamada pituitaria donde están las células olfativas. También la nariz posee muchos vasos sanguíneos, por ello es común que sangre con los cambios de temperatura o cuando se golpea esta parte incluso suavemente.

     El olfato advierte cuándo hay situaciones peligrosas: algo que se quema, que no huele bien o está descompuesto.

     Al gusto y al olfato se les dice los sentidos hermanos, porque hay una estrecha relación entre ambos. Si la nariz está enferma, el gusto no trabajará igual, por eso cuando una persona tiene gripe y no puede captar los olores, la lengua tampoco podrá percibir adecuadamente el sabor.

 

sistema nervioso sentidos oido tacto piel gusto  esquema