El organismo de muchas personas reacciona anormalmente al aspirar polvo, polen, plumas o el pelo que sueltan animales como los gatos, entonces empiezan a estornudar, les lloran los ojos o tosen, a eso se le llama tener una alergia.

     Cuando penetran al organismo sustancias extrañas a él o microorganismos que pudieran causar enfermedades, empieza una "batalla" para destruirlos y evitar que causen daños. Los estornudos, lagrimeo, tos y hasta la fiebre, son señales que nos indican que nuestro cuerpo está tratando de destruir a los agentes que le hacen mal.

     El cuerpo humano cuenta con un "ejército defensivo" para combatir las enfermedades, empezando por la piel, que es una barrera protectora, las lágrimas, saliva, etc. Pero las defensas más eficaces se encuentran en la sangre, ya que los glóbulos blancos y otras sustancias producidas por ellos, llamadas anticuerpos, son capaces de distinguir los elementos ajenos al cuerpo y combatirlos. Cuando algo dañino entra al cuerpo, los glóbulos blancos producen un anticuerpo específico que actuará en contra de esa sustancia o microorganismo en particular; cada tipo de anticuerpo sirve para combatir a un tipo especial de microorganismo.

     Los glóbulos blancos, los anticuerpos, así como los ganglios linfáticos, son los "soldados" que forman el sistema inmunológico.Algunos componentes del sistema inmunológico.

      La función del sistema inmunológico es proporcionar inmunidad al organismo.

     La inmunidad es la capacidad del cuerpo para defenderse de las enfermedades.

     La inmunidad puede ser natural o adquirida. La natural la tiene cada persona desde que nace, porque es heredada de sus padres.

     La adquirida se alcanza cuando se ha padecido la enfermedad, por la aplicación de vacunas o de sueros.

     Cuando se padece una enfermedad, el organismo forma anticuerpos para combatirla, de manera que cuando esos mismos agentes penetran, el cuerpo ya sabe cómo destruirlos porque ya se formaron los anticuerpos específicos.

     Las vacunas son sustancias que se preparan con los mismos microorganismos que producen las enfermedades, solamente que se les ha reducido su capacidad de ataque. Cuando llegan al cuerpo, el organismo forma anticuerpos para combatirlos, así que si el "verdadero" agente de la enfermedad penetra, ya existirá en la sangre el anticuerpo particular para combatirlo.

     Las vacunas sirven como un "entrenamiento" para el "ejército defensor".

     En México se realizan periódicamente campañas para que todos los niños reciban las vacunas necesarias para controlar y erradicar enfermedades.

     Se distribuye gratuitamente una cartilla de vacunación en la que se indican los nombres de las vacunas y las edades en las que se deben aplicar a los niños.

     Los sueros se preparan con la sangre de animales, por ejemplo el caballo, que son inmunes a ciertas enfermedades; contienen anticuerpos que se inyectan directamente al organismo.

Los animales y su veneno

Hay algunos animales que para defenderse segregan veneno, por ejemplo, los alacranes, la araña capulina conocida como "viuda negra" y algunas especies de serpientes, entre otros.

     Cuando el veneno de algún animal de este tipo penetra al cuerpo, el sistema inmunológico no sabe cómo combatirlo, porque carece de los anticuerpos necesarios, por lo que es indispensable que el lesionado reciba primeros auxilios y, en su caso, el suero adecuado: antialacrán, antivípero (contra el veneno de serpientes), etcétera.

     Para evitar sufrir un accidente de este tipo que puede llegar a ser mortal, pueden seguirse las siguientes medidas preventivas: no caminar descalzo entre la maleza, no introducir las manos en grietas ni levantar piedras con ellas, no jugar en cuevas o sitios abandonados, pues en ellos suele haber alacranes, serpientes y arañas.

     ¿Qué hacer en caso de mordeduras o picaduras?

  • Un adulto debe llamar de inmediato al médico para que indique qué debe hacerse.
  • Mientras llega el doctor o trasladan a la persona al Centro de Salud, deben aplicarle en la herida hielo envuelto en un trapo y procurar que la zona afectada esté abajo del nivel del corazón. Si a alguien le pica un alacrán o una araña peligrosa en la mano, no debe tener el brazo levantado, sino hacia abajo.

     En caso de mordeduras de perros o gatos, debe investigarse si está vacunado contra la rabia, eso es muy importante para saber si se necesita aplicar una vacuna. Si el perro es callejero, debes ir al médico para que te pongan la vacuna antirrábica.

 

sistema inmunologico reacciones alergias